martes, 11 de junio de 2013

jueves, 6 de junio de 2013

Latino

Hola,

En un plató de televisión se reúnen Isabel Durán, Herman Tertsch, la mujer del ministro Wert y mamá. Al otro lado del teléfono un señor que canta y que se hace llamar Dyango.

Isabel Durán.- Pero vamos a ver Dyango, ¿qué es eso de que usted es independentista catalán?
Dyango.- Hombre, independentista, independentista... yo soy catalán y como usted sabe para los catalanes la pela es la pela.
Herman Tertsch.- ¿Y qué tiene eso que ver para haberse convertido en nazi?
Dyango.- Hombre, nazi, nazi... yo lo que quiero es poder vivir tranquilo y ganarme la vida vendiendo discos.
Mamá.- Pues eso lo puede hacer usted muy bien siendo español, ¿no?
Dyango.- ¿Usted ha comprado algún disco mio en los últimos años?
Edurne Uriarte.- A mí me gustaba mucho el de Latino, con el calor de una copa de vino.
Herman Tertsch: ¿Alguien ha dicho vino?
Dyango: Me temo que se está confundiendo usted.
Edurne Uriarte: ¿Yo? El que se está confundiendo, y mucho, es usted caballerete, con todas esas ideas sobre la independencia.
Dyango: Me refiero a que yo no era el que cantaba Latino.
Herman Tertsch.- No mienta, que aquí todos tenemos memoria y le recordamos muy bien a usted cantando Latino y representando a España en el festival de Eurovisión. ¡Por favor!
Dyango.- Le digo que ese no era yo. Me temo que me están confundiendo con Francisco.
Isabel Durán: ¿Pero usted no es el de la voz ronca?
Dyango: Sí, yo tengo la voz ronca pero nunca he cantado Latino.
Mamá: Pues a mí me dicen que usted no solamente ha cantado Latino sino Suspiros de España.
Dyango: Bueno, eso fue en un programa de José Luis Moreno, donde nos obligaban a cantar esas cosas.
Edurne Uriarte: Sí claro, aquí llevamos treinta años votando obligados. ¿Por quién nos toma?
Herman Tertsch: Yo es que a esta gente que primero cantan Suspiros de España y luego se dedican a matar guardias civiles no me fío nada.
Dyango: Oiga, que yo no he matado a ningún guardia civil.
Herman Tertsch: Sí, pero seguro que no ha sido por falta de ganas.
Isabel Durán: Pero vamos a ver, ¿usted es nacionalista o no es nacionalista?
Dyango: Pues... yo... ¿podemos hablar de otra cosa?
Herman Tertsch: Los nacionalsocialistas siempre intentan que hablemos de lo que a ellos les conviene pero ¡esta es una televisión libre! Grande y libre, concretamente.
Dyango: Oiga que yo tampoco soy socialista.
Mamá: Sí, pero si no lo es será porque no ha podido encontrar una tienda donde le vendieran el pañuelo palestino, que sino...
Edurne Uriarte: Este hombre lo que es un ignorante y un impostor por haberse estado haciendo pasar por Francisco y habernos hecho creer que era él quien cantaba Latino.
Dyango: Yo nunca he dicho que yo hubiese cantado Latino.
Herman Tertsch: ¿Pero representó o no representó usted a España? Dígalo de una vez, ¡cojones! ¡Reconózcalo!
Dyango: Eso sí, representé a España en el Festival de Eurovisión.
Mamá: Los catalanes se han pasado la vida aprovechándose de los españoles y no hay más que recordar las olimpiadas del 92. Ahora, cuando se lo han llevado todo, lo que quieren es darnos la patada para que no hablemos de la quiebra en la que está la Generlitat.
Dyango: Yo lo único que digo es que los catalanes tenemos derecho a decidir si queremos volver a ser independientes como lo fuimos antes de la ocupación por las tropas franquistas en 1712.
Herman Tertsch: ¿Pero qué está diciendo este hombre! Si parece que está borracho. Yo sé reconocer perfectamente a un borracho y creo que este hombre lo que está es borracho.
Dyango: Pero ¡oiga!
Herman Tertsch: Y le diré más, estoy casi seguro de que usted fue uno de los que me dio la paliza junto al Gran Wyoming en el bar Tony 2.
Dyango: No sé de qué me está hablando.
Edurne Uriarte: Dice que no sabe de qué le están hablando pero os habéis dado cuenta de que no ha negado lo de la paliza, ¿no?
Mamá: Yo, desde luego, no le he oído negar nada.
Dyango: Miren ustedes, aquí el único que da palizas es Pepe a Messi cada vez que se enfrentan el Madrid y el Barcelona.
Isabel Durán: No soporto el victimismo de los catalanes.
Herman Tertsch: Lo que habría que hacer con los violentos como este señor es cortarles los huevos y obligarles a comérselos después.
Mamá: ¿Comérselos después? No creo que pudiera. Posíblemente después de que le cortasen sus partes se desangraría y moriría.
Isabel Durán: Yo me he llevado una gran desilusión con usted señor Dyango.
Dyango: Pues ya lo siento.
Herman Tertsch: Bang! Bang! Bang!
Edurne Uriarte: ¿Entonces usted tampoco es el que cantaba A mi manera?
Dyango: No, ese era Jaime Morey.
Isabel Durán: Un grande de España.

Pues eso.

Beta