miércoles, 30 de julio de 2014

El asunto Pujol

Hola,

¿Os habéis enterado? Que Pujol defraudaba al fisco... ¡por Dios, por Dios, por Dios!
¡Qué escándalo!
No nos pongamos nerviosos. ¿Qué podemos hacer? Antes que nada cabeza fría...

¡Ya lo tengo!


video

viernes, 13 de junio de 2014

Diez razones por las que Rajoy no quiere que Brasil gane el mundial

1.- Porque Brasil es el único país de sudamérica donde no hablan castellano (los muy gilipollas)
2.- Por solidaridad con Argentina, país hermano que nos ayudó cuando el contubernio internacional quiso derribar al gobierno del general Franco.
3.- Porque el gran futbolista brasileño es Pelé... ¡un negro!
4.- Porque nuestra educación jesuítica en defensa de los desfavorecidos no nos permite apoyar a una selección que ha sido CINCO veces campeona del mundo.
5.- Porque Neymar, además de ir mal peinado, juega en el Barça.
6.- Porque Brasil está gobernado por la heredera de un sindicalista... ¿te imaginas a los de UGT y CCOO gobernando el país, ellos que han quebrado las cajas? (junto a Fernández Ordóñez, claro)
7.- Porque en España somos mucho más de semana santa que de carnaval.
8.- Por Xuxa.
9.- Porque el fútbol lo inventaron los ingleses, que tampoco nos caen bien (por cierto).
10.- Porque quieren acabar con el reinado de la rojigüalda.

domingo, 8 de junio de 2014

Pérdidas

Hace ya bastantes años, en una época en la que me dedicaba a follar sin pedir demasiadas explicaciones conocí a una chica, tres años mayor que yo, con quien tuve un affaire corto del que no me siento demasiado orgullosa. Tras unas semanas de tiras y aflojas me dejó, posiblemente por culpa mía. Durante un tiempo merodeé por los alrededores de su casa con la intención de cruzármela, cosa que nunca sucedió, y luego me dediqué a "googlearla". Así llegué hasta la chica número dos.

Hace ya bastantes años conocí a la chica número dos. Nos caímos bien y comenzamos a charlar hasta que, poco a poco, se me fue instalando no sólo en la cabeza. Tuvimos una relación rara, siempre en segundo plano. Teníamos otras historias porque pensábamos que, básicamente, éramos amigas aunque ambas éramos perfectamente conscientes de que nos deseábamos. Días, semanas, meses, años y "número dos" siempre estaba allí. La quería conmigo y, al mismo tiempo, quería protegerla de mi. Sabía que lo que yo podía darle no era suficiente. Supongo que fallé, no es nada extraño en mi. Me convertí en una decepción por miedo a la decepción, y puse un océano de por medio con una excusa falsa.

Pensé que sería fácil pero tampoco, en esta ocasión, estaba en lo cierto.  Hoy, "número dos" ya no está. Intento consolarme con viejas fotografías, recordando lo que nos dijimos y lamentando lo que nos dejamos por decir. Y me falta. Soy un desierto.


lunes, 2 de junio de 2014

Hermida vs El Monarca (cesante)

Televisión Española ha vuelto a recurrir a Hermida para entrevistar al rey. Aquí la transcripción de la entrevista.

Jesús Hermida: Fíjese Majestad, que aún me acuerdo de cuando estuve sentado en esta misma silla haciéndole la famosa entrevista para Televisión Española y hoy, ¿cuánto tiempo ha pasado? ¿dos años? hoy, decía, me veo aquí, en las mismas, de nuevo cara a cara con vuecencia teniendo que hacerle otra entrevista con motivo de su abdicación. ¿Quién nos lo iba a decir, verdad?
Rey Juan Carlos: Pues...
JH: Y en este tiempo, con todas las cosas que han pasado, con el ascenso de lo que llaman la nueva izquierda, con el divorcio de Amador Mohedano, con la décima, cómo no hablar de la décima, y resulta que todo eso salta por los aires un día como hoy en el que usted decide abdicar.
RJC: Déjame que te diga Jesús...
JH: Llámeme de tú, majestad, estaría bueno que usted, con su condición, con lo que ha sido y sigue siendo, porque yo creo que su figura sigue jugando un papel capital en el tablero político de nuestro país, con lo que usted ha sido estaría bueno que me llamase de usted.
RJC: Le he llamado de tú.
JH: Ah.
RJC: Iba a decir que creo que lo de Amador Mohedano...
JH: Bueno, lo de Amador lo he dicho un poco por decir, a lo que me refería es que con todas las cosas importantes que han pasado en este país, y las que están por pasar, resulta que vuecencia, con una única palabra, con la palabra "abdico", hace que todo salte por los aires.
RJC: Visto así...
JH: Dígame, ¿cuándo tomó la decisión? Porque este es ese tipo de decisiones que se gestan y se gestan durante mucho tiempo, dígame, ¿cuándo supo que iba a arrojar la toalla? Entiéndame, es una forma de hablar.
RJC: Pues te diré una cosa, Jesús, lo he decidido esta misma mañana.
JH: ¡Que grande, qué grande! ¿Y qué le ha hecho tomar esa decisión?
RJC: Tengo setenta y seis años. Hace un año me he puesto una cadera nueva, de titanio, que me ha costado un dineral, y que aún tengo que amortizar. Me he levantado y he pensado que, quizás, después de cuarenta años en el trono, me había ganado el derecho de dedicarme unos años a mí mismo.
JH: Déjeme decirle... ¿sabe usted qué edad tenía Julio Cesar cuando fue asesinado?
RJC: No lo sé, vendrá en la wikipedia ¿no?
JH: Sí, quizás.
RJC: ¿Cuántos tenía?
JH: No lo sé. Pero la cuestión es que lo que antes, lo que en la época de los romanos podría parecer una edad avanzada ahora no lo es tanto. No sé si usted lo sabe pero yo provengo de una familia de agricultores de Huelva...
RJC: No, no lo sabía.
JH: Pues en la época de mi abuelo, de mi bisabuelo, de mis antepasados, ninguno de ellos soñaba con llegar a los setenta y seis años y ahora ya ve usted.
RJC: Sí, las cosas son muy distintas, sobre todo después del viagra.
JH: ¿Ha probado el cialis?
RJC: No.
JH: Mucho mejor que el viagra, hágame caso. Es tomarte una pastilla y sentir que tienes veinte años. Lástima que no haya un cialis para las arrugas (risas).
RJC: Sí.
JH: Porque si yo pudiera tener la misma cara que tenía a los veinte, ahora que estoy jubilado, me iba a hinchar a follar becarias.
RJC: Bueno yo en eso he tenido lo mío. No me quejo.
JH: O sea que es cierto.
RJC: Algo hay.
JH: ¿Bárbara Rey?
RJC: Caliente caliente.
JH: Qué vida más complicada la de esa mujer, ¿no? Pasar de la monarquía al circo, por decirlo de alguna manera, en una misma noche.
RJC: Sí.
JH: ¿Sabía usted que Mariló Montero comenzó conmigo en la televisión?
RJC: Claro que lo sabía, anda que no me habré yo hecho pajas con esa mujer.
JH: ¿De verdad?
RJC: ¿De dónde te piensas que le viene a Felipe lo de Letizia? Lo de cascársela delante de la tele es algo que ya hacíamos en mi familia con el blanco y negro.
JH: Bueno y su señor abuelo, se comenta, que organizaba pases de películas subiditas en palacio.
RJC: Sí, en la familia siempre hemos sido unos pichabravas.
JH: Ahora que estamos aquí hablando distendidamente, como dos viejos amigos... ¿sabe lo que me apetece?
RJC: Ni idea.
JH: ¿Lo que me apetece como viejo periodista de raza?
RJC: No.
JH: Preguntarle por su hermano, el que se cargó de un tiro cuando vivían en Estoril.
RJC: Vamos Jesús, ¡no me jodas!
JH: Bueno...
RJC: ¡Qué periodista de raza ni qué hostias! ¡No me vengas con esas!
JH: Olvídelo, vuecencia.
RJC: Estoy yo aquí tan contento, celebrando la jubilación... ¿y vienes a tocarme los cojones? Mira que le digo al de la cámara que apague y se acabó esto...
JH: Perdone majestad. Me he venido arriba. Ha sido por hablar del cialis y tal.
RJC: No te paso otra ¿eh?
JH: Perdone. Veamos... un segundo... sí. Hábleme de la reina Sofía.
RJC: ¿Me vas a seguir jodiendo? ¿No te acabo de decir que no me apetece hablar de esas mierdas?
JH: Perdón, perdón otra vez. Creía que de la reina...
RJC: Joder Jesús si todo el mundo sabe que llevamos treinta años haciendo el paripé.
JH: Tiene razón. Pues hablemos del 23-F, ¿vio el programa de Jordi Evolé?
RJC: ¿De quién?
JH: El programa del follonero sobre el 23-F.
RJC: Me hablaron de él pero verlo no lo vi.
JH: ¿Qué queda por contar de todo aquello?
RJC: Todo. Este es un país de lameculos empezando por sus periodistas. En España tenemos prensa de comunicados. No me extraña que Mariano haya decidido salir en un plasma, total, para lo que tiene delante. Y tú tienes buena culpa de todo eso.
JH: ¿Yo?
RJC: Consuelo Berlanga. Nieves Herrero. Irma Soriano. Mariló Montero. Teresa Campos. ¿Sigo? Grandes periodistas formadas en tu programa. ¡Toni Cantó! ¿Ves lo que has hecho Jesús? ¿Y aún tienes los santos cojones de montar una escuela de televisión? ¿Y soy yo el que abdica? Vamos, no me jodas.
JH: Voy a intentar hacer una pregunta inteligente entonces. ¿Dónde estaba usted el día que asesinaron a JFK?
RJC: Yo me casé con Sofía en el 62 así que ¿dónde quieres que estuviera? Amargado. Amargado como una mona.
JH: ¿Y cuándo el hombre pisó la luna?
RJC: ¿Tú también te lo tragaste? Estaba con Franco, cazando atunes de mentira.
JH: ¿Qué espera de su hijo?
RJC: ¿Que puedes esperar de un hijo que se depila el culo? Mierda sin pelos, pero poco más.
JH: Le veo dolido.
RJC: ¿Y qué quieres, Jesús? ¿Tú has visto cómo está el país?
JH: ¿Le duele España?
RJC: Pero mira que eres pedante. España no me duele, España me toca los cojones.
JH: ¿Le volveremos a ver?
RJC: En las monedas de dos euros me tienes.
JH: Hasta siempre.
RJC: Anda, vete ya.


miércoles, 21 de mayo de 2014

¿Qué votar?

Para quienes todavía no sepan qué votar en las elecciones del domingo aquí va una pequeña ayudita en forma de daguerrotipos matinales de los distintos candidatos. 

1

Casa de Arias Cañete. Ocho y media de la mañana. Suena el despertador. Alguien resopla debajo de las sábanas. Es Arias Cañete, desperezándose como un oso tras meses de hibernación. Abre un ojo. Efectivamente son las ocho y media y, desgraciadamente es hora de levantarse. Se escucha un ruido indeterminado de origen corporal. Cañete piensa que tiene la boca pastosa. "Qué asco. ¿Pero qué cené anoche? Ni me acuerdo. La campaña me está matando", se dice a sí mismo. Se levanta. Cañete duerme únicamente con la parte superior del pijama en una habitación para él sólo, ya que su mujer se mudó a la de invitados cuando entendió que pegar ojo al lado del ex ministro era una tarea imposible. Se dirige al baño. Se observa. La barriga le cuelga por encima de la cintura y apenas le permite verse el pene. "Cuando era joven tenía la polla más grande -piensa- o al menos eso me parecía a mí. Ahora se pierde entre la bolsa de sebo en que me he convertido". Desnudo frente al espejo se siente cualquier cosa menos un líder carismático. Enciende la radio y escucha la tertulia de Sainz De Buruaga mientras se ducha. Abre la boca bajo la alcachofa de la ducha y hace una especie de gárgaras que después escupe. A mitad de ducha mea y después limpia con el pie los restos de orina de la bañera. Sale de la ducha. Se cubre con una toalla que posteriormente se anuda sobra las axilas. No le gusta verse las tetas, piensa que le hacen poco varonil. En el vestidor tiene preparado un traje impecablemente planchado que su mujer ha dejado allí la noche anterior. Tras vestirse camina hasta la cocina donde saluda a una boliviana llamada Lupe que viene a hacer las tareas domésticas y que ya le tiene el desayuno preparado. Sobre la mesa tostadas recién hechas, sobrasada comprada en Formentor, un zumo de naranja, un café Arpegio y una jarrita de leche caliente junto a varios sobres de sacarina. No obstante, antes de sentarse a desayunar siempre mira en la nevera no sea que haya algo que se esté perdiendo, algún resto de la cena del día anterior que le apetezca más.

- ¿Estas lentejas de cuándo son?
- De hace un par de días - responde Lupe.
- Tienen buena pinta.

Coge una cuchara y prueba un par de cucharadas directamente de la cazuela, tal y como están, heladas.

- Qué mano tienes para las lentejas Lupita.

Desayuna mientras lee los "whatsapps" que se acumulan en el teléfono. Casi todos son de Floriano, que está desatado con la campaña electoral. A las nueve sintoniza Capital Radio para enterarse de cómo abren los mercados. 

2

Casa de Elena Valenciano. Siete y media de la mañana. Javier, el hijo pequeño, se ha metido en la ducha y el ruido despierta a la cabeza de lista del PSOE. Levanta la persiana con un mando a distancia. Su marido duerme con antifaz y no se despertaría ni aunque ETA hubiera decidido retornar a la lucha armada en el portal de su casa. Elena camina hacia el baño. Se mira en el espejo mientras deja caer al suelo el camisón de seda. Lleva el pubis afeitado. A pesar de sus cincuenta y cuatro años aún se siente deseable pero lleva meses sin follar. Se ducha y a la salida se embadurna el cuerpo de cremas. A las ocho en punto entra por la puerta Amina, una chica marroquí que trabaja como empleada del hogar. Trae los periódicos y cruasanes para toda la familia. En casa de Valenciano se desayuna con Pepa Bueno. Hace unos años hubiera acompañado el café de un cigarrillo pero la vida en Europa le hizo desistir de ese tipo de hábitos. Despide a los niños y telefonea a Ferraz para que le recuerden la agenda del día. 

3

En Cádiz amanece un cuarto de hora después que en Madrid. Cuando el sol se cuela por la ventana del dormitorio de Willy Meyer, este lleva ya media hora despierto. Aprovecha ese tiempo para terminar Muerte entre líneas, la última novela de Donna Leon. Willy adora las novelas de misterio. Lo primero que hace tras levantarse es encender el ordenador y revisar el correo. Hace unos meses le ofrecieron un macbook air, pero él siempre se ha manejado mejor con windows por mucho que la gente diga que es mucho peor. Malas noticias, ha fallecido Charalampos Angourakis, un eurodiputado griego al que conocía bien. Tendrá que escribir algunas líneas para colgar en la web. Luego se ducha y, después, baja al bar a desayunar. Le gusta desayunar en el bar, generalmente café y una tostada, e intercambiar opiniones con sus vecinos. "A mí el fútbol no me interesa pero si tiene que ganar uno que gane el Atllético de Madrid, a ver si ahí también rompemos el bipartidismo", dice. No le gustan demasiado los actos de campaña pues sigue siendo un tímido aunque hay que reconocer que el calor de la gente siempre se agradece. 

4

Pablo Iglesias duerme desnudo. Anoche se acostó tarde y son las diez y media de la mañana. A esa hora la vecina de arriba pasa el aspirador y le despierta. "¿Qué hora es? ¿Las diez y media? No es posible. ¿Ya?". Su mente se vacía unos segundos mientras sus ojos se clavan en el techo del dormitorio. De repente se da cuenta de que está empalmado. No hay nada mejor que comenzar el día haciéndose una paja. Estira la mano en busca de la tableta. En favoritos, en la carpeta llamada "Prensa Internacional", tiene escondido el enlace a pornohub. Clickea. Hay que decidirse entre amateurs, asiáticas, anal, culos, zorras, gordas, pollas grandes, mamadas, bondage, camel toe, cremita, corridas, doble penetración, negras, euro... "¿Qué coño hay en euro? Si soy candidato en las elecciones al parlamento europeo quizás deberías elegir euro". Click. Salen las fotografías de un montón de vídeos... duda unos segundos... "esta parece estar buena -piensa antes de decidirse por el vídeo de una tal Masha Teen de 19 minutos de duración. "Suficiente para una buena paja". Un cartel advierte que todas las modelos del vídeo tienen más de dieciocho años. "Menos mal, sería una putada que me pillaran viendo porno de menores". La tía parece estar superbuena. Está sentada en el taburete de una cocina y su partenaire hace como si la grabase. Ella sonríe. Él sirve unas copas de vino y brindan. Más tarde, ella le pide la cámara y le dice que le quiere "chupar la polla", así, directamente (Pablo siempre ha sido partidario de decir las cosas claras, sin andarse por las ramas). "Lo he entendido, el video es en inglés pero yo lo he entendido perfectamente, sin necesidad de subtítulos. Apunta Marhuenda, otra matrícula, esta vez en inglés", se dice para sí mismo. Ella le baja la bragueta y comienza la escena. Pablo se la empieza a cascar. Un minuto después pasa el vídeo hacia adelante para ver qué viene tras la mamada. Se la está follando. "Qué cabrón. Con esa polla de mierda... la mía es más grande y más sabia". Masculla un "podemos" y vuelve a la acción. La peli va demasiado despacio así que vuelve a pasar la cinta hacia adelante, hasta el minuto 18. "De lo que se trata es de que nos corramos todos a la vez, ¿no?". Aún así se anticipa al actor del vídeo y, tras correrse, se queda inmóvil unos minutos maldiciendo el tener que levantarse. Finalmente recuerda que la revolución le necesita y se incorpora. Suena el móvil. Es Monedero. "Qué pesado". 

5

Sosa Wagner lleva despierto desde las cinco de la mañana. A las siete se ha leído las portadas de todos los periódicos del continente. Necesita hacerlo pronto ya que necesita tiempo para tomar la decisión más difícil del día: elegir la pajarita. ¿El beige del traje combina con el magenta que es el color oficial del partido? "Llamadme loco pero yo lo voy a intentar". Luego va hasta la cocina. Extrae de un armario un bote sin ninguna etiqueta identificativa que contiene algo similar a cereal molido. "Es salvado, lo necesito para el tránsito intestinal". Se toma una cucharada y luego bebe un vaso de agua para tragar el engrudo. Del frigorífico saca un Activia cero por ciento con sabor a fresa. Se lo come de pie. Y luego otro vaso de agua. "No soy de grandes desayunos. En eso no soy demasiado europeo. En eso y en nada más porque la verdad es que la política nacional me parece aburridísima. La simple idea de tener que sentarme a debatir con González Pons me pone los pelos de punta. Europa es mi lugar. Allí sí que saben apreciar una buena pajarita. 

6

Javier Nart duerme con gorro de cirujano. "Mi pelo es mi valor más preciado", explica cuando se le pregunta por el asunto. "Es lo único que me distingue de los demás. Yo soy un ciudadano común, un ciutadan, uno de los vuestros... pero con pelazo. Las maquilladoras de Intereconomía estaban fascinadas con mi melena, siempre me lo decían. La verdad es que entre pintarle la calva con betún a Antonio Jiménez y cuidar mi cabellera leonina había una gran diferencia. Y eso que debemos ser de la misma quinta. ¿Qué hago tras levantarme? Escucho las tertulias. Yo siempre he sido de tertulias. Preferiblemente sentado, claro, no como cuando salía en Tribunal Popular haciendo de fiscal. No doy bien de pie. Un metro sesenta y nueve tampoco está tan mal. En mi generación los españoles eran más bajitos que ahora y mi altura era algo que nunca llamaba la atención. ¿Que qué desayuno? Huevos. Siempre he desayunado huevos, preferiblemente crudos. Me acostumbré a las afueras de Saigón, cuando me tocó cubrir la guerra de Vietnam. Allí desayunábamos lo primero que pillábamos y soy un hombre curtido en mil batallas. ¿Mi programa para Europa? Pues... ¿un proyecto ilusionante? Sí, eso: para Europa traigo un proyecto ilusionante, que nos haga volver a sentirnos orgullosos de ser europeos. Y más democracia. Y menos corrupción. Y acabar con el hambre en el mundo. Y yo de Rusia sí que sé cosas. Gorbachov y tal. Y los chechenos. Y Azerbaiyan, que ahora patrocinan al Atlético e Madrid. A mí me llamaban el Sandokán de Barcelona. Yo era, por decirlo de alguna manera, lo mismo que Messi ahora: bajito pero peleón, imparable en el uno contra uno. Es una putada lo de Intereconomía, lo de haberme ido justo antes de que ficharan a Cristina Segui. Menudo pibón. Y tampoco hay tanta diferencia de edad. Me voy a callar no sea que termine haciendo un "Cañete".