miércoles, 17 de febrero de 2010

Leopoldo

Hola,

El otro día alguien se puso en contacto conmigo porque quería escribir un artículo sobre las redes sociales. Estuvimos charlando un rato. Aunque era evidente que sabía mucho más de redes sociales que yo, se dirigía a mí porque consideraba que yo utilizaba dichas redes "como un instrumento de transgresión", y ponía como ejemplo mi extinto perfil de la Reina Sofía en facebook. No estoy segura de que aquello tuviera mucho de transgresor pero sí de que era una muestra de mi afición a meterme en pieles ajenas. Lo hice con la reina pero también con Otegui o con cada uno de los miembros del Gran Hermano imposible en el que Zapatero se liaba con una concursante ante los ojos de Belén Esteban.

Llevar más de dos años contando mi vida hace que esté un poco cansada de mí. No digo que no lo vaya a seguir haciendo, pero creo que a veces me resultaría más fácil escribir como si fuera otra persona. Así, además evitaría algunas de las proposiciones desagradables que me llegan (especialmente desde que soy puta oficial). No hablo de escribir bajo un pseudónimo sino de ir más allá, de hacerlo tras una personalidad ficticia, que sienta, que padezca, que se relacione, que actúe.

Lo primero que tengo que hacer es encontrar un nombre tras el que ocultarme. Bautizar a los personajes nunca me resulta fácil pues los nombres en castellano me parecen poco novelescos. El protagonista de la primera película de Jim Jarmusch se llamaba Aloisius. Eso sí que es un buen nombre, aunque si mi personaje se llamara Aloisius tendría que vivir (por lo menos) en Sidney, Ohio. Necesito un nombre que no sea vulgar y que, al mismo tiempo, no resulte un nombre imposible.

Podría llamarse Leopoldo. Podría llamarme Leopoldo. Como Leopoldo María Panero. Es novelesco. No es vulgar. Quizás pueda servir.

Besos.

Beta

40 comentarios:

Ana dijo...

Leopoldo Panero es un friki, mejor elige otro.

fencinar dijo...

Aloisius creo recordar que era el nombre del osito de Sebastian en Regreso a Brideshead

Juanma dijo...

Yo acabé hasta las narices de contar mi vida en mi blog, así que hace unos tres años decidí racionar la pornografía emocional y dedicarme más a asuntos literarios. Por un lado, corría el riesgo de quemarme y sentía que había franqueado la barrera que separaba la sinceridad valiente de la falta de pudor más exhibicionista; por otro, había llegado al punto en que tenía que medir todas mis palabras porque podían tener consecuencias en mi día a día: me leían compañeros de piso, clientes y posibles empleadores. Llegó un momento en que dejó de tener gracia. Si seguía contando mis batallitas, me arriesgaba a que algún ex compañero de piso me partiera los piños (y tal vez con razón) o algún posible cliente me dijera que pasaban de colaborar con alguien que... (y aquí puedes poner lo que más te escandalizara o sorprendiera del blog). Incluso se llegó a dar el caso de un editor, hoy en día bastante prestigioso, que me despidió con las siguientes palabras finales: "Y, por favor, no cuentes nada de esto en tu blog".

Hoy en día releo aquellas antiguas entradas de mi blog y, por un lado, me parecen más inocentes de lo que yo creía: tal vez mis recelos no tuvieran motivo. También las encuentro superadas: retratan a alguien que ya no soy yo. Pero me gustan. Me parecen enternecedoras. Y no sé si volvería a echarle tantas narices y a desnudarme de esa manera si pudiera dar marcha atrás en el tiempo y volver a abrir un blog.

Lo que te quiero decir es que no tienes por qué arrepentirte de nada. Tú tira para alante con todos los faroles, que se moleste quien quiera, que la gente te llame lo que le dé la gana y que escribas lo que quieras y como te apetezca. Ahora bien, si quieres hacerlo bajo seudónimo, yo lo voy a leer con el mismo interés. Leopoldo es un nombre tan bueno como cualquier otro. O Leopoldo Michi, por continuar con los Panero. Es un buen referente.

Bellaluna dijo...

A mi me gustas como Beta.

Pero es cierto que la mayoría de la gente en la red es de mentira: los que follan no se comen nada, mujeres que son hombres, viejos jóvenes, insatisfechos satisfechos... bueno, en realidad como en la vida de verdad.

Aunque tal vez tienes razón: demasiada virtual real cansa.

beso!

Ignacio J. Rivas dijo...

Y además de mi tierra......madre mía.....estás de los cuetes! Un abrazo!

Arturo V. dijo...

¿Acaso Beta no es ya una personalidad ficticia? Pues claro que si.

Anónimo dijo...

En serio te llegan mas proposiciones desde que fuiste POST-tituta?????, jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajajajjaja, la gente está fatal o/y es muy corta...en fin.

Espero seguir leyendote de Beta, Lopoldo o...

Y besossss. muua

Madrileña

Aloisius dijo...

Hola, me llamo Aloisius (o así se llama mi personalidad en la red), escribo, o más bien escribía un blog, y vivo en Luxemburgo (que no es Sydney, Ohio, pero bueno, tiene un cierto glamour). Y te leo desde hace un buen tiempo, cosa de año y medio.

El caso es que me he sentido ligeramente identificado con tu tercer párrafo.

mmateo dijo...

NOTA PEDANTE:
En la novela fiesta (The Sun Also Rises), uno de los personajes de Hemingway dice:
"It was a funny name. I felt sure I could remember anybody with a name like Aloysius."
Lo divertido es que Joyce, que era amigo de Hemingway, se llamaba justamente James Augustine Aloysius Joyce .
pillas la broma??
:)

besos

Anónimo dijo...

A mi Leopoldo me suena a Calvo Sotelo, con perdón, ya sé que es un poco aburrido. Panero está bien pero él está mal.

PAU dijo...

¿No podría ser que padecieras un pelín de adicción a las redes sociales?
Esta adicción puede darse por dos razones de existencia psicológica: 1) la necesidad del ser humano de ser aceptado y/o 2)La necesidad del ser humano de influir/dominar a otras personas.
Un besote.

Garikoitz Urrexolabeitia dijo...

¿Y por qué no utilizas un nombre vasco tradicional?

Con el glamour que desprendemos nosotros.

japogo dijo...

Venga, como mucho cambia a Gamma, pero no mucho más, ¿ehhh?

**Debi-chan** dijo...

Leopoldo es muy largo , te acabarían llamando Leo.

María G. dijo...

Eres un poco Gorka Limotxo, no? A veces, al meternos en pieles inventadas nos encontramos a nosotros mismo, cuidado :)

Naze Ikenai-no. dijo...

No estás sola. Tómate un tiempo. Aquí estaremos esperando a que vuelvas.
… primera vez que entro. Parece/s interesante.

Elisa dijo...

Listilla...me acabas de hacer recordar que nunca respondiste el micro cuestionario...Vaya si eres buena acumulando deudas ;)

Anónimo dijo...

Hola Beta,

Pues a mi me gusta mogollón lo que cuentas y me daría mucha pena no poder seguir leyéndote.

Anónimo dijo...

Te llames como te llames, real o ficción, sigue escribiendo, a mí me gusta y creo que a muchos más.
Marta.

Anónimo dijo...

Dolores Urbizu

NL

Gata Dormida dijo...

Siempre acabamos por cansarnos de todo, hasta de nosotros mismos. Pero aunque pares seguramente una parte de ti reclame seguir con vida en la red. Suerte con el nombre :)

Eulàlia dijo...

ei,

si quieres te presto el mio

de nombre* claro

mjt dijo...

Llámate cómo te venga en gana. La personalidad, la máscara es lo que nos aburre, de tan cerca como se encuentra. El fondo de la cuestión se va tallando más lentamente y el fondo del fondo, siempre será el mismo.
Te entiendo perfectamente, pero bueno lo mio no tiene tanto mérito, llevo muchos años, más que tu mamá querida, viviendo conmimeconmigoymimascarondeproa.

Rak dijo...

Es el problema que tiene dar tanto de tí a tanta gente, quizá resulte divertido que entremezcles ambas personalidades, que escriban Beta y su álter ego Leopoldo juntos, pegándose por ver quién escribe el próximo post, o el próximo párrafo :)

Sr.Poppi Fresco dijo...

¿También te has cansado de ser una chica?

¿O es que los chicos somos más primitivos y por defecto previsibles y empáticos?

Yo misma dijo...

Para poner lo que te dé la gana no te hace falta cambiar de nombre¡a mi me encanta cada personalidad que coges!
Si ya te aburres es otra cosa
A lo mejor lo que te sobra son los comentarios
Besos

Ausente dijo...

Así que probarás el extraño placer de ser alguien más. Es delicioso, yo lo experimento siempre en mi blog. Trata de perderte, puede ser peligroso. Puedes llegar a olvidarte quien eras originalmente, como me sucedió a mí, aunque eso ya no importa. Un beso con lengua, Leopoldo.

Lou Hitomi dijo...

Hola Beta...
Leopoldo no es sexy.. Beta lo es.
Me alivió montones que especificaras que no ivas a dejar de escribir, tu blog me ha "enseñado" muchas cosas -Lol llevo leyendote desde hace un año un poco mas...- sea ficcion o realidad es parte de ti, lo que escribes es parte de lo que eres.

Asi que un beso y esperaremos a ver si te quedas con el tal nombre de Leo =x=!

Antonio_B dijo...

Me ha gustado el comentario de Juanma. Describe muy bien los peligros de difundir la vida propia en un blog o en una red social,como puede influirte que te lean tanto personas de tu vida cotidiana,empleadores, compañeros de trabajo o estudio,gente anómina.No es un juego tan inocente como parece.Por eso mucha gente usa pseudónimos, la gente habla en foros con su nick, chatea en los chats con su nombre de guerra, y escribe blogs con personalidades varias.Escribir de la vida real con tu nombre real puede perjudicarte y tb ayudarte todo depende de como los demás lo interpreten. Por mi parte no entro en las redes sociales, me di alta con un pseudonimo para curiosear pero más me parece casi un atentado a la intimidad. No sé si más gente piensa esto.

Eneko dijo...

Está bien este blog... no sé si te importará pero a mí personalmente me gustan los siguientes nombres: Martín, Sancho, Paul o Nico. Me parecen dinámicos. Lo de Leopoldo... en fín... jajaja ánimo con la escritura, que para mí es el sexo más seguro...

ácrata dijo...

querida beta

ser puta -o puto- oficial me parece una de los estados más sublimes del alma humana. confieso que me gustaría alcanzarlo, pero soy un acomplejado, así que casi todo el mundo está de acuerdo en que soy un chico muy formal.

respecto a lo otro, la conciencia es una función neuronal parasitaria que se dedica a oponerse a las leyes de la biología, transformándonos en lo que jamás podremos ser. el ser humano es el único animal patógeno de sí mismo. la persona y el personaje están constantemente fecundándose y devorándose. a veces uno aniquila al otro, y eso se llama muerte o locura, según quién gane.

besos y no dejes de escribir ;)

P.D.: Leopoldo es un nombre espantoso. te propondría la Maga, pero creo que ya está cogido -se me adelantó un argentino, como suele pasar.

Tarántula dijo...

Beta, puede ser que te hayas cansado porque así son los momentos y las temporadas. A veces nos queremos succionar y a veces nos fastidiamos de nosotros mismos. Menudo coñazo. Una cosa, Leopoldo se llama mi suegro, y terminan llamándole Leo.

Haz una lluvia de nombres y el primero que se te ocurra, por ejemplo, yo estaba tratando de buscando un nombre para un personaje y se me vino Leandra. Me sonó y ya, así que te digo, qu te suene y ya.

Jorge dijo...

Yo te recomiendo "Flor de almendro". Te sentaría muy bien, debido a tu piel nacarada y a tus manitas delicadas y livianas.
Conocí a una Flor de almendro que parecía una muñequita y cuya voz recordaba a un frágil instrumento de viento, pero que en una ocasión le partió el esternón de un rodillazo(era muy flexible, sí)a un chico que insistió en invadir su espacio (se colocó a menos de diez centímetros, para entendernos)

Trabajaba en una disco, de animadora. La habían contratado porque era capaz de introducirse el contenido de un botellín de agua mineral en la vagina, hacer la vertical en la barra metálica, separar las piernas y esparcir el agua entre el público, provocando un efímero e iridiscente arcoiris a causa de los focos.
La verdad es que era un cielo!

Anónimo dijo...

A mí lo del nombre me da igual, lo importante es lo demás y por encima de todo lo que se dice. Y lo que se dice me gusta, sea autobiográfico o no.

Es un pena que no te propongas escribir algo más ambicioso, no sé si la ¿sociología? se te dará bien, pero desde luego juntar palabras, sí.

Respecto a la cuestión de las putas o putos, que tanto parece preocupar a algunos, se puede ser cualquier cosa, siempre que se haga con profesionalidad y clase. No se me quita de la cabeza Jon Kortajarena en "Un hombre soltero". Chapero o chapista, me importa un bledo, ante alguien que habla y mira así (la belleza de su body es una obviedad), simplemente me derrito.

Sergio L. dijo...

Hombre, como ya eres puta oficial puedes ponerte un nick más a lo "diario secreto de una call girl"... pero claro, Belle de Jour ya esta cogido.. xdd

^^

ácrata dijo...

querido anónimo de |21 de febrero de 2010 11:56| :

interpreta Vd. mal mis palabras. el tema del puterío no me preocupa, sino que me atormenta. siguiendo su propia definición, estoy convencido de que yo tendría la profesionalidad suficiente para ser puto oficial, aunque admito que fallo por la parte de la clase. clase es un concepto claramente clasista, como su propio nombre indica, y yo, por si no se ha dado cuenta al leer mi alias, soy decididamente partidario de abolir todas las clases sociales.

respecto a lo del nombre, si a Vd. el nombre le da igual es que no ha entendido absolutamente nada desde Platón por lo menos. la filosofía es una porquería empantanada desde hace dos mil quinientos años porque no nos ponemos de acuerdo ni siquiera para nombrar las cosas, y así nos va. pero no quiero aburrirle.

saludos.

Anónimo dijo...

Belle de jour?

Magapola dijo...

Jajaja, ¡Aloisus existe! No me puedo creer que no sea coincidencia, jajaja.

Carlos dijo...

"Puta oficial", no sabía esa nueva denominación. Qué gracioso.

Carmen* dijo...

¿Otra identidad ficticia?

leopoldo maría panero es genial:''oigo voces de amigos que no tengo''Pero deja el nombre del hombre en paz, busca otro.

¿quién es realmente beta?