martes, 8 de julio de 2008

Vicent

Hola,

El sábado me perdí el desfile del orgullo. Por una parte me dió pena (siempre es bastante divertido) pero por otra parte, cuando una amiga me contó que le habían potado en un zapato, no tanto. Yo estaba en Denia, cambiando las carrozas por la playa. Hice lo que suele hacerse en la playa: castigar mi blanquecina piel, beber claras en un chiringuito, cagarme en los tenistas a quienes no dejaba de escapárseles la pelota hacia mi toalla y pelearme con las hojas del periódico que, lleno de arena, no quería dejarse leer. Contra lo que pueda parecer me lo pasé bien.

En la atardecida fuimos a Helios. Helios es una terracilla al borde del mar. Las olas rompen contra las rocas y te salpican los pies mientras te tomas un refresco con pajita. Tiene una decena de mesas bastante cotizadas que suelen tener un cartel de "reservado". Uno de los habituales es Manuel Vicent. El sábado estaba allí con su perfil de patricio romano, acompañado de Pilar, su mujer, y su hija Nora Vicent, cada uno delante de una copa de vino blanco. Vicent es uno de mis escritores favoritos, más por sus artículos que por sus novelas, y para mí es sinónimo de verano ya que suele ser entonces cuando releo sus libros de refritos.

Llevaba una camisa de rayas, unos pantalones de verano y nauticos en los pies. Yo intentaba pegar la oreja a su conversación pero no conseguía enterarme de nada. Según Vicent, una encuentra el sentido de la vida observando el atardecer desde el Helios, contemplando cómo el cielo se va volviendo de color morado mientras rebusca en su cabeza una melodía de Mikis Theodorakis y se imagina a los mandos de un velero con nombre de mujer. Le observé embobada y nuestras miradas se cruzaron en un par de ocasiones. Si en su próxima columna habla de una idiota con gafas de pasta sabré que se está refiriendo a mí.

Ya en Madrid se desvanece mi idílica visión de Denia.

Besos.

Beta

23 comentarios:

Bellaluna dijo...

Nunca terminaré de entender la pasión por desarrollar cualquier tipo de actividad en esos depósitos residuales de arena y mierda, repletos de gente de la que nunca te rodearías voluntariamente, y al albur de las quemaduras del sol previamente protegidas por un pringue adhesivo de arena.

TBeso!

Carla dijo...

Yo me lo pasé genial en el desfile. Lástima que no estuvieras.

Anónimo dijo...

Yo prefiero a Millás.

Más claro, agua dijo...

Vicent, como Serrat, también nació en el Mediterráneo. Y sus columnas (yo también las prefiero a sus novelas) saben a mar y a eso que han dado en llamar 'cultura milenaria'.

En cuanto a lo de los 'deportistas de playa', eso sí que es una plaga maligna, y no las pobres medusas... ;-)

Anónimo dijo...

...yo he sobrevivido al Orgullo 2008,...creo; aunque en este momento (y es Martes...) me quiero morir y dudo mucho que en toda la semana pueda hacer un razonamiento coherente; a parte de esto y para mi, este Orgullo ha sido ¡¡¡ESPECTACULAR!!!. BESOS

Madrileña

Kiko dijo...

Hey Beta, qué tal, espero que más morenita tras tu paso por la playa... jejeje. No hay nada como un buen finde en la playa, con sus terrazas, chiringos, cervecitas fresquitas, barbacoas, arena pegada en la cara, umm... jejeje. Me alegro de que lo pasaras bien.

Te mando un mail para comentarte una cosa, ok? Gracias!

Malagueña dijo...

Te he leido y me has transmitido una tranquilidad... esto para mi es nuevo aqui!!

...Creo que me voy a la playa.
Besitos guapa!

VaNe dijo...

Desde Denia o desde donde sea, mirar al mar es lo unico q permite dejar mi mente en blanco, descansando, escuchando las olas...
Dios me kiero ir a la playa y dejar de chupar asfalto!!!!!
Besos!

Madame Tafetán dijo...

Los deportistas, y los padres jugando a ser ingenieros, y los cuerpos danone caducados en fardapolla... por no hablar de una misma, pegajosa, llena de arena y con el pelo hecho un estropajo: la playa es un atentado estético en sí mismo (está claro que me apasiona)

brujito dijo...

Realmente motivador leer estos pa(i)sajes desde el curro...

amor y libertad dijo...

qué gusto de post, nora fue compañera mía en derecho en la facultad, qué gusto reencontarla aquí, tuvimos cierta amistad

un beso

Mara dijo...

Hola Beta, yo también estuve de minivacaciones, pero al contrario que tú, estuve en una casa rural con piscina y de todo, aunque donde yo estuve no había nadie que se asemejara a Manuel Vicent... jo.

Un beso.

Anónimo dijo...

¿Porqué se desvanece tu idilica visión de Denia?

D. dijo...

A mi un finde en Madrid me empieza a saturar justo en el momento de irme, en la playa me pasaria meses.

Topisto dijo...

¡Qué envidia! (y de la mala), hubiera disfrutado más siendo visible en una playita.
Besos

Cross dijo...

Murcia, qué hermosa eres (lo digo por si te animas a venir).

PATY dijo...

JAJAJA SOY TU AMIGA?? UN BESO PERRA

Candela dijo...

Hola guapa.

He estado toda una semana en la playa, a mi aire, en la gloria, diría yo.
No había escritores, pero sí niñas monísimas, y aguas transparentes, y sol.
Preferí guardar mis ganas de sexo para cuando volviera a Sevilla. Me gusta mi amante actual, umm, mereció la pena la espera.

Así que...

Si quieres, puedo transmitirte mi paz espiritual. Creo que la exudo por los poros.

;-)

Besos preciosa.

Malice dijo...

Ais, Beta, me has traido recuerdos de otra arena, otro mar y otro chiringuito. La playa tiene un nombre y una fecha concreta en mi memoria y me pone nostalgica. Ojala sea que estoy pre-regla porque si hay algo peor que una pareja futbolera es una pareja anti-playa.

Besos

Beta dijo...

Bellaluna, eres clarividente :)

Madrileña, ¿¡espectacular?? tendrás que contarme hasta los úlotimos detalles.

Anónimo, se desvanece porque acabo de leer que un tránsfuga le ha dado la alcaldía de Denia al PP. Creía haber puesto un enlace pero algo debí hacer mal.

Malice, bueno la playa tiene sus momentos. A mí me gusta dependiendo de cómo me de el aire :P

Anónimo dijo...

No conozco Denia, pero qué mejor que Donosti para soñar con la infinidad de la humanidad...

Anónimo dijo...

Oye Beta, hace mucho que no comentas nada de Ella, qué ha pasado?

martin dijo...

y si despues del Helios vas andando al Farallo a tomarte unas gambas rojas de Denia ya te cagas...Lo que menos me imaginaba en la playa de Denia este Julio era poder encontrarme a Beta tirada por la arena ademas debe ser facil reconocerte, por lo del periodico digo.