jueves, 18 de junio de 2009

El gran hijo de puta

Hola,

En el subsuelo del aeropuerto de Barajas vive un gran hijo de puta. Es soltero porque no ha encontrado a ninguna idiota dispuesta a liarse con él ni siquiera una noche. Tiene treinta y cinco años y es uno de los mayores pajilleros del globo. Si no fuera por las prostitutas de la Calle Montera seguiría siendo virgen. Vive con sus padres pero ellos le odian y no saben como librarse de él. Se pasa el día tirado en el sofá. Por las mañanas se ve a Ana Rosa y siempre está de acuerdo con las opiniones de Belén Esteban. Admira a Belén Esteban y tiene su habitación forrada con las fotos en las que ésta apareció enseñando las tetas de silicona en Interviu. Por las tardes no se pierde nunca "El Diario de Patricia", pues le encanta ver a descerebrados discutiendo y mostrando sus verguenzas en televisión.

Cuando hace unos años sus padres decidieron cortarle "financiación" no tuvo más remedio que buscarse un curro y ponerse a trabajar. Lo único que encontró fue un puesto cargando maletas en los bajos del aeropuerto. Al principio, mal que bien, cumplía su jornada laboral, pero con el paso de los meses comenzó a buscar excusas. Primero argumentó que tenía dolencias en la espalda provocadas por los largos años que había pasado recostado en el sofá de su casa. Luego argumentó que padecía una depresión provocada por tener que verse el careto en el espejo todas las mañanas. Finalmente descubrió la existencia de una enfermedad llamada "síndrome de fatiga crónica" y persiguió a los médicos durante varios meses para que se la diagnosticaran. No tuvo suerte.

Un día, mientras cargaba una sansonite con destino a Caracas los cierres de la maleta cedieron. En un primer momento, el gran hijo de puta temió que le acusaran de haber sido el causante del estropicio. Las palmas de las manos comenzaron a sudarle pero, cinco minutos después, la sensación de peligro se desvaneció. Nadie le había visto y, por tanto, nadie le había denunciado. Solo entonces reparó en el contenido de la maleta desvencijada. Observó un sujetador y también un par de bragas. Las cogió y, en un movimiento reflejo, se las llevó a la nariz. Cerró los ojos y aspiró. Segundos después se empalmó. Miró a su alrededor y se guardó las bragas en el bolsillo. Luego buscó algo con lo que atar la maleta y volvió a colocarla junto al resto del equipaje destinado a Caracas. Ya en su casa, olió y lamió nuevamente la prenda y pensó que acababa de descubrir algo parecido al camino que conduce hasta la felicidad. Horas después, en el otro extremo del planeta, Adelaida Fischer, una septuagenaria con más de treinta años viviendo en Caracas echó en falta una de sus bragas.

Desde aquel día, cada vez que el gran hijo de puta carga una maleta se pregunta si en su interior habrá unas bragas capaces de darle tanta felicidad como las de Adelaida. Poco a poco, ha ido adquiriendo la costumbre de abrir algunas de las maletas que pasan por sus manos. Ayer, el gran hijo de puta, se fijó en la mía. Se cercioró de que nadie le observaba e hizo saltar la cremallera. Revolvió la ropa que encontró y se apropió de un tanga de color rojo. Se que mientras yo le maldigo él se estará masturbando. Ojalá se le disloque la muñeca.

Menos mal que me queda Buenos Aires.

Besos.

Beta

35 comentarios:

Nicosmonautor dijo...

Este hoombre es una mezcla de Ignatius J. Reilly y yo, que también estoy más salido que mis cojones en salsa tartara...

Sara dijo...

Siento lo de tu maleta pero la historieta ha merecido la pena.

PePa dijo...

en que momento crucial veo tu historia pues el martes me largo de vacaciones con maleta claro, quizá haya algún otro "hijo de puta" con las maletas, quizá rebusque y encuentre!!! of corse.. bueno tengo la opción de no ponerme bragas..

Anónimo dijo...

1- Belén Esteban ya no trabaja en El Programa de AR, ahora está por las tardes en Sálvame.

2- El Diario de Patricia ya no se llama así porque ya no lo presenta Patricia, ahora es El Diario a secas

Firmado: una maruja

ricardo dijo...

jajjajaj

tampoco tienes por qué pensar mal... puede que viesen algo raro en el escáner, al revisar se les cayese el tanga, y por ser pequeño no se dieron cuenta. Peor sería haber perdido la maleta entera! Claro que el sentimiento que causa que te manoseen tus cosas no te lo quita nadie. Disfruta de la Argentina!

Bellaluna dijo...

Yo conocí a un manipulador de maletas del Paris-Orly; no se lo que hacía con las bragas de otras, a mi me las quitaba y me manipulaba con diligencia y presteza, que viene a ser lo mismo. Pero madrugaba mucho, y por las noches terminaba por rendir poco. Él mangaba de las maletas que venían del Caribe. Tengo un collar jamaicano precioso.

Un beso!

Luna

Candela dijo...

Por estas cosas es por lo que sigo teniendo el feo vicio de leerte.

Besos.

Blanca Oraa dijo...

Escribes tan bien que me pasaría la vida leyéndote.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Bueno,que decir...

Guillermo Estévez Sánchez de Rojas dijo...

Cuando empece a leer la historia pense que el "hijo de puta" lo que habia hecho era mandarte la maleta a Sebastopol, cosa que puede ocurrir, y que ibas a decirnos, llevar mudas en la mochila de viaje...

Pero la historia tiene un final bien diferente, más creepy.

Suerte que yo no llevo bragas, y si gallumbos... (habrá una hija de puta???)

Putos depravados, que se vayan a Japón a comprarselas en las maquinas de Vending....

Miguel dijo...

Pero ß, ¿para qué facturas? Lo que llevas, te cabe en el equipaje de mano. Y además, cuando viajas a un país en el que ganas con el cambio de divisa, lo mejor es ir de vacío y volver renovando fondo de armario (pijo!). Así, de paso, pillas ropa de una talla más porque si te gusta el dulce de leche lo normal es que traigas un par de kilitos (espero que se te pongan donde más desees). Ay, perdón, otra vez me he puesto a pontificar, yo qué sabré...

Besos. Miguel.

Anónimo dijo...

Seguro que te lo has tirado para saber toda su vida...

nicolás dijo...

ja ja a ver si despues de tanto enfado te lo has dejado en casa...
al margen de eso no entiendo el fetichismo...me refiero al d eun objeto inerte...puesto sería otra cosa.-

P.S
Te contaré un secreto a voces:
Los chicos nos hacemos incluso más pajas en las épocas en las que follamos...somos como monos.-

Buen viaje!

Simón dijo...

Me ha encantado tu historieta, Beta. Y en cuanto a las maletas, yo ya siempre les pongo un candado, si puedo. Un beso.

Anónimo dijo...

Joder, que asssco!!!, me acabas de dar la tarde,la próxima vez que viaje en avión llevaré bragas de usar (sin usar)y tirar, jajaja, pa'que se joda!!!!!...

Un beso

Madrileña

Miguel dijo...

Cojones , estas cosas me tocan los huevos, que pongan cámaras y le amnden a tomar por culo a cada mamón que haga esas cosas, joder y uno más al parao ¿no?

Sinceramente tuyo, Miguel.

Neill dijo...

Me hacen mucha gracia esos valientes anónimos que te firman llamándote guarra...
xD patético lo del gran hijo de puta...

Beta dijo...

Maruja anónima, ¿¿la Esteban y Ana Rosa se han separado?? ¿Ahora hay que sufrirlas a cada una por su lado? ¡Cúanta crueldad!

Luna, qué pasado más turbio :P

Miguel, me he traído un maletón... precisamente para llenarlo. Pero por equpaje de cabina no cuela :S

Simón, yo también puse un candado, precisamente por eso se cargaron la cremallera :(

Ban dijo...

Talvez nos veamos un dia caminado por Buenos Aires xDD

No soy Benjamín Black dijo...

A mi no me roban los calzoncillos.Y eso desmotiva mucho.

Bellaluna dijo...

Ya... no me quejo. Hay quienes siquiera tienen pasado, sólo presente. Y vacío.

Disfrútalo!

Anónimo dijo...

Mira, cotillear maletas...tiene un pase, pero lo de lamer las bragas...eso es nauseabundo!!!

El mundo esta lleno de guarrillos.

Me gusta tu blog :)

V.

mar dijo...

¡Vaya! ¡qué cabrón! ahora ya no tienes suficientes bragas para todo el viaje... jaja!

Carlos dijo...

El pasaje que cuentas de las bragas de la anciana venzolana me recuerda a Torrente en su primera película.

En cuanto al "hijo de puta" se te olvida otro especimen de hijo de puta, que es aquel que a tu juego de maletas Samsonite recién estrenadas, las arroja a la cinta con toda su violencia y de paso las raya todo lo que puede, de forma que al ver salir tus maletas por la cinta en el aeropuerto de destino, parecen haber envejecido diez años de golpe.

En cuanto a lo del tanga... perdonale, es un pecado venial propio de la edad pajilleril. Yo también tengo curiosidad por saber si alguien se masturba con mis calzoncillos.

Inmanol dijo...

vamos q volverás a Madrid y te encontrarás el tango rojo encima de tu cama junto con otras cosas q olvidaste...
pobre hijo de puta...

Anónimo dijo...

Se desea la igualdad de géneros, pero va para largo, porque no somos iguales ni de coña. No me imagino (las habrá, pero no me las imagino)a una mujer q encuentra unos gallumbos anónimos y se pone a olerlos. ¿Por qué no?

1. Las mujeres somos, la mayoría, muy, pero muy, delicadas para esto de los olores.

2. Las mujeres somos, la mayoría, muy, pero muy, obsesivas con la limpieza.

3. Las mujeres somos, la mayoría, muy, pero muy, conscientes de q los olores y la limpieza no es precisamente la obsesión de los hombres, sobre todo en lo q a sus calzoncillos se refiere.

Así q es rara, pero muy, rara la mujer q osa meter la nariz y aspirar unos calzoncillos sin saber qué huevos han estado sujetando y si esos huevos cumplían las normas elementales de higiene. Alguna habrá, claro, pero no son mayoría, como ocurre en el caso de los hombres, q todos, pero todos, tienen q vencer la tentación de oler unas bragas si tiene la suerte de encontrarlas.

No somos iguales, nunca lo seremos. Y yo que me alegro.

Besos
Ana

Anónimo dijo...

Espero que tengais buen viaje de vuelta las dos

besos

Froiliuba dijo...

Me he reido muchísimo con la imagen del guarrillo ese eh, pero sobre todo con lo de la ancianita sin bragas , seguro que el fulano se pensaba que el olorcillo era de venteañera y...

en fin, por un tanguilla de nada. mujer, y lo que disfruta ahora el tipo qué

Un placer pasar por esta casa

japogo dijo...

Ay..¡Cuántos pequeños grandes hijos de puta habrá en este mundo! Más que tangas en maletas, muuuchos más.

PATY dijo...

ESTA ES LA MEJOR HISTORIA QUE TE HE LEIDO EN MUCHO TIEMPO JAJAJAJAJA..ERES MUCHO TIA....POR CIERTO AMI ME ENCANTA EL DIARIO DE PATRICIA..JAJAJAJJAJAJAJAJAJAJAJAJA

**Debi-chan** dijo...

Bueno , tú hagas lo que hagas ponte bragas (por decir algo)

Yo perdí un tanga una noche jugando a las prendas y no pude recuperarlo.Algún hijo de puta lo robó. Y da todavía más asco porque estaba usado ._.''

Me da pena por tu maleta, pero ropa interior... siempre puedes comprarte un tanga nuevo en buenos aires ;)

Un besito desde Ibiza.

Anónimo dijo...

bueno, ya sabes que todos tus viajes me vuelven loco, este no iba ser menos

Para Ana dijo...

Tú presumes mucho de la limpieza de las mujeres en general...

Deberías ver cómo están los cuartos de baño de las chicas, en cualquier bar o discoteca, y ponerte a comparar con el de los chicos. Básicamente sois sucias, pero que muy sucias. Vamos, que no hay color.

Otra cosa relativa a la limpieza de las mujeres es esa curiosa manía de lavaros el pelo solo una vez por semana y llevar coleta o trenzas todo el tiempo para disimular vuestra mugre.

Y todo esto por no hablar de la limpieza genital... Luego os quejáis de que vuestro novio no os hace el cunny lingus. Con semejante (mal) olor no hay quién se acerque, por no hablar de ese sabor tan amargo cuando está sucio, que en vuestro caso suele ser la mayoría de las veces.

Pues nada Ana, no presumas de tanta limpieza. Toma nota y mézclate con agua y jabón (y frótate especialmente ahí, sin miramientos). De nada

elRadioactivo dijo...

El anterior comentario debió ser obra de un homosexual reprimido.

Por cierto, PePa, ¿Tenías que ser tan gráfica?.

My dijo...

Cuando vuelva a Barajas llevaré las bragas en el bolso de mano! ja ja ja