lunes, 18 de enero de 2010

La raza superior

Hola,

(...) Voy en el taxi de Yael. Me acaba de preguntar dónde quiero ir y le acabo de responder que dónde quiere ir él. Conduce. Queens es un lugar de casas bajas y antiguas fábricas. No hay demasiada gente por la calle. Conduce. Pienso en la limo que fotografié ayer junto a Central Park. Habría necesitado un gran angular para que me cupiera entera.


Nunca he subido en una limusina pero estoy a punto de hacerlo. Una limusina negra, capaz de ponerme de cero a cien en menos de diez segundos. Estoy segura de que si el mundo se gobernara con los pantalones bajados estaría gobernado por negros. Supongo que fue un momento de distracción o de confianza excesiva por sentirse una raza superior, pero no acabo de entender como, en un momento dado de la historia, se dejaron apresar, esclavizar y explotar hasta perder su autoestima. Hoy las cosas han cambiado y vivimos en la era del yes, they can.

Ha llegado la hora. He esparado veintiséis años para esto. Me siento como cuando era niña abriendo los regalos de reyes. No entiendo a la gente que abre los paquetes cuidadosamente, mimando el envoltorio, con cuidado de no romperlo. Yo soy mucho más salvaje, prefiero dejar la habitación arrasada, como si acabara de pasar un huracán. Estoy ansiosa. ¿Necesitaré un gran angular para que me quepa entera?

¿Esto es todo? Disraeli dijo que existían tres tipos de mentiras: las mentiras, las grandes mentiras y las mentiras estadísticas. Me temo que acabo de ser víctima de una de las terceras. Quizás me esté liando con el sistema métrico, con la conversión de inches a centímetros pero, a primera vista, esto se parece mucho más a un utilitario que a una limusina. Mis especulaciones sobre la raza superior acaban de quedarse en nada.

Besos.

Beta

29 comentarios:

Delgaducho dijo...

Hombres, como somos, siempre nos creemos poseedores del mejor coche, el mas grande...el que mas aguanta sin repostar... y a la hora de la verdad...En fin...

Caperucita dijo...

Jejejeje, me ha hecho mucha gracia, supongo que a ti no tanta. ;-)

Cibertecla dijo...

Bueno mujer... no hizo falta el gran anular!!. Pero... no le pediste la hoja de reclamaciones!?¿ eso hubiera eso yo, te lo aseguro!(al menos in spain!!)
Bss

^__^

Anónimo dijo...

eso te pasa por cochina :D

Butterflied dijo...

¿Chasco? ¿O la forma de conducir superó las carencias del tamaño del vehículo?

Pintamonadas dijo...

pues eso es que la excepción no confirma la regla, y si hubieses tenido una regla a mano quizás la hubieses usado como arma de autodefensa o palo de distancia.

Chupito de Anís dijo...

Como diría Nelson: Haw-Haw!

**Debi-chan** dijo...

Jo, qué decepción.

juselin dijo...

La mala administración de las expectativas, definitivamente, conduce a la decepción.

Michele Alboreto dijo...

Eso digo yo: ¿Eso es todo?

Si fueras un tío habrías aplicado la teoría del parchís, ya me entiendes. Y habríamos estado todos aullando un ratito mientras alimentabas nuestro morbo (en su segunda acepción).

Pero no. Cómo sois las tías, siempre jodiendo (je, je…).

Jorge dijo...

Es una historia reconfortante para los que la tenemos pequeña!

P.D. Mi hija se llama Lola. No Dolores, sino Lola. Ahora puedes registrar el nombre que quieras, y ha tenido suertecilla, porque si llega a ser niño le pongo Smeagol!

Bsos.

PAU dijo...

Pues ya ves. Ni todas las rubias son tontas ni todos los negros son superdotados.
Algunos seguimos recomendando que más vale pequeña y juguetona...

japogo dijo...

Para mi que era diesel y tú le echaste gasolinaaaa!

Rak dijo...

Jajajaja...
Beta, una desilusión de ese tipo la puede tener cualquiera ;)

Antonio_B dijo...

Impaciente, seguro que miraste antes de tiempo...xd

Anónimo dijo...

Beta, dinos la verdad a todos los hombres: el tamaño importa o no importa!!!???

M. dijo...

Bueno mujer, has tenido mala suerte, pero no te desanimes, que ya te digo yo que hay senegaleses que te hacen pensar eso de "y yo que creía que esto sólo se veía en las películas porno" ;)

Bellaluna dijo...

Los negros la cagaron el día que -tontorrones- hicieron saber a todo el mundo que eran iguales. Y hablaron. Y pensaron. Y lo mostraron. Entonces el hombre blanco los puso a trabajar.


(Bromista, Beta...)

Anónimo dijo...

¿estamos hablando de pollas? me he perdido...

Mike dijo...

Y de que te extrañas?
Eso es cuestión de genética, no de color, jejejejeje

Pedro R. dijo...

Por eso los monos están calladitos y no hablan... follandrines

gorgeousefg dijo...

POr una amiga sé que, aunque dicen que la media es muyyyyyyyyy buena, también hay de todo entre la raza superior... en fin... es justo también, no?
POr cierto, me divierte mucho tu forma de escribir y seguiré leyéndote.
Saludos.

Benjamín Gomollón dijo...

Tres comentarios en uno.

1. El largo

Seguro que cuando el profe de literatura explicaba el romancero, sobre todo te fijaste en aquello del final inesperado. Porque, hija, sigues escribiendo como Dios (manda y prohíbe), pero hoy nos has birlado medio post. O te ha dado un gatillazo. Mental, por supuesto. No vayamos a pensar en negro. O en verde. Para disgustos, ni están los colores. Los que nos sacas. Los que te guardas en la paleta.

2. Onam o el Diógenes sin candil

Si fallan hasta los mejores negrazos, siempre nos queda París. O jodernos. Solos.

3. Juan Ni Evangelista (parábola)

La vida no es un autobús. Tampoco un taxi. Quizá una moto. De paquete. Pues eso.

KAMIAN dijo...

Querida Beta, por estas tierras tenemos un dicho: "no importa lo grande ni lo grueso, sino el tiempo en que dure tieso"...

..pareciera que el dicho alienta animicamente a algún poseedor "utilitario" como dices tu, pero en las miniencuestas personales el tamaño ejerce un atractivo físico y psicológico innegable, pero a mi modo de ver, no ahi mejor "agrandador" que un buen pajaso mental ;)

José Manuel Díez dijo...

Hola!
Un texto interesante y un blog cojonudo. Llego aquí por casualidad.
Saludos desde Extremadura.
Me hago tu seguidor pa seguirte la pista!!
JM

Suerte dijo...

Al menos Yael no te mintió (que yo sepa), fuiste tú quien te dejaste arrastrar por las perversas mentiras estadísticas.

Échale la culpa a las matemáticas, si acaso.... aunque puestos a ser cochinos y curiosos la estadística también diría que en el próximo intento hay más probabilidades de que la leyenda se cumpla.

Anónimo dijo...

Con lo jodidamente mal que me caes, no me queda más remedio que admitir lo jodidamente bien que escribes.

Confío en que tu neurosis obsesiva te lleve al suicidio antes de que te hagas famosa...

Ausente dijo...

Jjajajaja. La próxima fijate en el bulto antes de llegar a ese momento. Pero, finalmente, te gustó o no a pesar del tamaño?

Diego Valencia Araujo dijo...

El taxista la sudó gorda cuando pronunciaste blowjob, supongo porque no aprobó como miembro del bangbross. vouyermedia.com no decepciona, si te queda tiempo y ganas revisa títulos como jack´s giant juggs, digo, siempre nos quedara las 21 pulgadas de una tv.