martes, 18 de enero de 2011

Actrices

Hola,

El pasado viernes estrenaron en el plus una serie sobre actrices. Actrices españolas hablando sobre sí mismas sin demasiado que decir. Aguanté diez minutos, no me interesó. Aunque he intentado mantenerme alejada de ellas, he conocido a algunas actrices. No me ha ido bien. Al principio resultan tentadoras pero nadie en su sano juicio debería liarse con una actriz. Es cierto que quizás mi muestra no sea lo suficientemente representativa pero creo no equivocarme demasiado si afirmo que las actrices están como putas regaderas. En su desequilibrio juegan un papel importante las escuelas de interpretación. Nadie que haya pasado por Cristina Rota o Juan Carlos Corazza puede aspirar un mínimo equilibrio mental. El lema de estos sitios es: has venido aquí a aprender a expresar sentimientos con convicción así que te vamos a dar por el culo lo suficientemente duro como para que no se note que estás fingiendo.

De entre todas las actrices, resultan especialmente peligrosas las "actrices con gato". Si alguna vez te lías con una actriz y cuando llegas a su casa te topas con un gato que te mira desconfiado desde su sillón (sí, tendrá un sillón para su uso exclusivo) no lo dudes: sacúdete los pelos del animal que se te hayan quedado pegados al culo al acomodarte en el sofá y sal corriendo. Corre como si escaparas de una explosión nuclear, corre como si te fuera la vida en ello, corre sin mirar atrás y no te detengas hasta que sientas que el estómago está a punto de escapársete por la boca.

Si, ya por lo general, la gente que vive con gatos es altamente sospechosa, las actrices con gato lo son mucho más. Los gatos juegan en su vida el papel de novio, de confidente, de compañero de juergas, de padre y de Dios vengador al mismo tiempo. Lo son todo, están adiestrados para ello. Los gatos que viven con actrices saben cómo soportar besos y eufóricos abrazos que, instantes después, se convierten en llanto mientras sus dueñas se derrumban repitiendo una y otra vez lo sensibles que son. Los gatos que viven con actrices han desarrollado una memoria prodigiosa a base de escuchar cientos de veces repetida en distintas entonaciones la frase del guión que sus dueñas se intentan aprender. Los gatos que viven con actrices han desarrollado también una expresividad tal que, con una simple mirada, pueden hacer entender a sus dueñas que el whiskas se lo va a comer tu puta madre porque yo lo que quiero son unas gambas al ajillo como las que me diste ayer. Todo esto lleva a los gatos a ejercer un poder omnímodo sobre sus dueñas que convierte a estas en marionetas desquiciadas con un alto componente tóxico para quien se atreve a cruzarse en su camino.

Avisados estáis.

Besos.

Beta

Pdta: Los actores no son muy distintos. Hace unos meses conocí a uno que se jactaba de meter a escondidas la polla en la mermelada de tres euros de la que se había encaprichado su compañero de piso con el argumento de que tal dispendio les desequilibraba el presupuesto.

29 comentarios:

Patxi dijo...

¡Da nombres!

Míchel dijo...

¿¡Dónde vas a parar!?
¡Los actores son mucho más equilibrados! Ya ves tú la minucia esa de la mermelada.

Más claro, agua dijo...

Hay ocasiones en que tampoco sabes muy bien si la protagonista de la película es una actriz o su gato...

;-)

Ignacio J. Rivas dijo...

Anoto su recomendación señorita!

Bellaluna dijo...

Ostis! Menos mal que no soy actriz, porque tengo gata... Compartimos soledades en la cama. Pero creo que son más sospechosas las que tienen perros enanos lamechichis.

Fran dijo...

Qué bueno lo de la mermelada!

La verdad que algún nombre si podías dar ...

Anónimo dijo...

De verdad hay gente así? :O
Yo que pensaba que conocía a un ente de lo más raro...

Mai

Andrés dijo...

Joooo! Beta, los gatos de las "actrices con gato" que tú cuentas, me recierdan al gato de una vecina que si llamabas a su casa, sobre todo de noche, antes de abrir la puerta maullaba para que se supiera que no estaba sola. Joooo con el gato. repito.

Bluess Swing dijo...

Actores...¡vaya!!!!lo de la mermelada, creo que otros compañeros de piso lo hacen sin ser actores...estoy de acuerdo con lo que dices de los gatos. A mi no me gustan .

Irene dijo...

Lo peor son las actrices amateur con o sin gato. Las que van por la vida montando números aunque no se ganan la vida con el teatro. Uy, qué miedo me dan esas!

Fíjate, prefiero mermeladas empolladas...

Irene dijo...

Las de verdad peligrosas son las actrices amateur. Esas que van por la vida montando números aunque no se dediquen al teatro.

Fíjate, prefiero las mermeladas empolladas...

Irene dijo...

Hola Beta, qué decepción. "Moderación de comentarios"?!

Te atribuía más cojones y soberanía.
A lo mejor eres actriz y todo.

Kriissy! dijo...

Ya no me apetece comer mermelada mira tú por donde...

Javier Díaz Carballeira dijo...

"has venido aquí a aprender a expresar sentimientos con convicción así que te vamos a dar por el culo lo suficientemente duro como para que no se note que estás fingiendo".

Igualito que OT

Sr.Poppi Fresco dijo...

Realmente prácticamente cualquier profesión es para salir corriendo, a la gente le encanta hacer de su trabajo su vida, hablar apasionadamente sobre él y "compartir" la alegría que siente con el resto del mundo.

Por suerte hay muchos parados...

Cooper dijo...

Los gatos, creación demoníaca... Mi karma se tambalea solo de pensarlo...

Anónimo dijo...

por qué tener gatos es sspechoso? solo porque se haya erigido un icono como mascota de gente solitaria en la ciudades no significa que tener un gato te haga ser un friqui.
Pero criticar con esa frase a la gente que tiene gatos, dentro de un texto tan merecido como es el hecho de avisar a la población del problema de las actrices, te hace ser una gilipoyas.

Anónimo dijo...

Leyendo tu post he rememorado mi anterior relación, has dado en el clavo en todo. Muy cierto, quién piense lo contrario es actriz o alguien afortunado que aun no ha tenido la desgracia de estar con alguna.

Carlos dijo...

"las actrices están como putas regaderas". Comparto esa opinión. Mi vecina de abajo es una de ellas y está para encerrarla.

Lo de la polla en la mermelada me recuerda aquella leyenda urbana de la niña, el armario, Ricky Martin...

DAVIDSARA. dijo...

Caniches come coños. No sé si lo sabes, y si no lo sabes te lo cuento. En los años de la época dorada de Hollywood, cuando existían actrices de verdad, con o sin gato, el director de orquesta catalán Xavier Cugat, puso de moda entre las damas de la escena los caniches come coños. Yo no he conocido actrices, pero si modelos, que viene a ser lo mismo. He conocido a dos, y ambas tenían gato. A las dos les conté la historia de los caniches come coños, y a ninguna de las dos las he vuelto a verl jamás.

Charlotte Sometimes dijo...

Genial. ¡Las no actrices con bonsái dominaremos el mundo! ho ho ho (carcajada maléfica).

Anónimo dijo...

pero q teneis en contra de los gatos? si son muy monos y listos...con las actrices podeis meteros todo lo que querais.

Juan Ramon dijo...

Doy fe

La chica automática dijo...

Gatos nunca. Ni animales en general. Es imposible correr. Del gato si, pero de la actriz no.

Anónimo dijo...

Pero si tú estás como una regadera, jodía

Salustino Fern. dijo...

Tengo gato. O sea que soy sospechoso. No sé muy bien de qué soy sospechoso. Soy sospechoso en general. No tengo agravantes, puesto que no me dedico a la subvención. Lapsus. Quería decir interpretación. Puestos a sospechear, yo sospecho de aquellos que parecen más inteligentes con la boca cerrada. Miau.

La niña mala dijo...

Pues a mí me han entrado unas ganas tremendas de conocer a alguna actriz...será que me va el peligro.

Clotildo dijo...

segun una amiga psicologa todas sus pacientes con trastorno histrionico quieren ser actrices...

América Valenzuela dijo...

Loquitas con gato. Sí. Mucha pereza.