martes, 21 de octubre de 2008

Taxis en Kyoto

Hola,

Uno.

Supongo que vivir en Madrid me ha hecho aprender que el mundo lo conforman los buenos y los malos. Buenos son los malos estudiantes, las putas, los cantantes sin éxito, los actores en paro, los periodistas sin sueldo, los borrachos, los tímidos, aquellos que han sido abandonados por sus parejas, los miedosos, los camellos a tiempo parcial, los que chupan banquillo, los que chupan otras cosas.

Malos son los porteros de discoteca, los periodistas a sueldo y, sobre todo, los taxistas.

En Kyoto he cogido dos taxis, no me quedaba otra si quería ir de la estación al apartamento y del apartamento a la estación. Me habían dicho que el trayecto debería costarme alrededor de mil quinientos yenes. En el viaje de ida pagué mil trescientos veinte. En el de vuelta mil cuatrocientos cincuenta. Podría esforzarme por no parecer turista pero, cuando viajas a un país donde todo el mundo tiene los ojos rasgados, ese es un objetivo bastante inútil. Llego a una estación, sola, sin hablar una palabra de japonés y señalo una calle en un plano. Soy un corderito. Cualquier buen taxista español me daría una vuelta por las afueras, luego otra por los adentros, luego otra vez por las afueras y, finalmente, me cobraría siete mil yenes. Cualquier buen taxista español llevaría sintonizada la COPE, me daría una conversación que no le he pedido, como para confraternizar, me miraría reiteradamente por el retrovisor y, en el peor de los casos, mancharía el salpicadero aliviándose una vez que yo me hubiera bajado (que levante la mano el taxista que no se haya hecho una paja en el taxi).

Aquí los taxistas son otra cosa. Los hay con gorra de plato y los hay con guantes blancos. Tienen un dispositivo que hace que la puerta se te abra automáticamente y, cuando llevas equipaje, son ellos mismos quienes te la abren y te la cierran como si fueras la mismísima emperatriz. Además, indefectiblemente, llevan los reposacabezas cubiertos por unos mantelitos de ganchillo de lo más kitsch, que posiblemente hayan heredado de sus abuelas.


El trayecto de mi primer taxi de Kyoto lo pasé temerosa ya que unicamente llevaba billetes de diez mil y en uno de los cartelitos del taxi había escrito un algo junto a un “5000”. Interpreté el cartel como que no aceptaban billetes de importe superior y me temí una discusión en idioma marciano cuando yo sacara mi billete de diez. Nada de eso. Cuando me tocó pagar saqué mi billete, se lo mostré y dije “sori” (que es la forma que tienen ellos de pronunciar “sorry”). El taxista hizo un gesto de “no pasa nada”, me dio cambio, se bajó, me bajó la maleta, me abrió la puerta para que saliera y me hizo una reverencia. He leído que en este país no está bien visto dar propinas pero nunca había sentido tantas ganas de dar una. Le devolví la reverencia, le sonreí con todos mis dientes y le despedí con mi mejor “arigato”.

Dos.

Supongo que el simbolito que llevan los taxis de Kyoto sirve para distinguir a qué compañía pertenecen, pero yo prefiero pensar que hay taxis para enamorados...


... para afortunados...


... para quienes están en la luna...


... para quienes se estrellan...


... y para los demás.


Besos.

Beta

46 comentarios:

Carlita dijo...

Ya creíamos que te habías perdido. Lindo post. Yo tambien odio a los taxistas mañosos

Paola ha dicho esto: dijo...

Pff yo pensé que ya andabas conkistando Japonesas...excelente post!!! Saludos =)
.
.
Hey pon fotos tuyas jiji se que es mucho pedir...pero me alegrarías el día...suerte

Van Hessa dijo...

Cada post tuyo desde Japón es una sorpresa.

Más claro, agua dijo...

Si aquí los taxistas tuvieran que llevar un simbolito en el capó que les identificara nos encontraríamos con:

- cuchillo/navaja
- palillo post ingesta de alimentos
- desodorante caducado
- esvástica
- Etc...

María dijo...

¡Me encantan los símbolos encima de los taxis!

Gabiprog dijo...

Jajaja
Me han encantado las fotos!

¿Gallardas en el Taxi? Alguno habrá mortificandose para no caer en las 'manos' de Onan... jajaja

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Seguro que si yo me montaria en el MK se estrellaria contra una farola.

Malice dijo...

Me ha gustado mucho lo de los taxis para enamorados, afortunados, estrellados y demás, Beta :D

Yo odio coger taxis justo por lo que has contado de los españoles, es triste. Y si encima te ven cara de turista, pues eso, que te hacen el tour por la ciudad. Pero no es sólo en España...
Cuando estuvimos en Lisboa cogimos dos taxis, para ir del hotel al aeropuerto y para ir del aeropuerto al hotel. El primer viaje nos cobraron lo que nos habían dicho que nos costaría teniendo en cuenta que estabamos a 5 minutos y poco. Pero en el segundo nos clavaron el doble... Recuerdo que se nos quedó la cara a cuadros y una vez le pagamos con mi mejor sonrisa le pregunté si entrar en Lisboa era el doble de caro que salir de ella, más que nada para no volver o hacerlo en mi propio coche. Al hombre se le puso cara puerro y no dijo nada, espero que se le indigestara el dinero que nos timó de más.

Besos

Anónimo dijo...

Qué post más bonito!!!
por esto leo tu blog.

go vegan

Anónimo dijo...

Mi más sincera enhorabuena, estás aguantando muchos días sin cocaína.

Debes estar pulverizando tu récord...

GANT

Guardián dijo...

Hola otra vez Beta.
sin duda este ha sido uno de los mejores post q te he leído. ha sido una isla en una soporífera jornada de trabajo.
te envidio y envidio la educación y la nobleza japonesa.

Anónimo dijo...

Tu entradilla sobre los buenos y los malos es lo peor que te he leído en muchísimo tiempo. Hay que escribir mejor, que tú eres capaz, joven bisexualllll...

Besos del pajillero del Sur

Anónimo dijo...

si es que eres mas maja

por lo menos moriré feliz

Anónimo dijo...

Me doy miedo, lo siguiente será empezar a poner fotos tuyas por mi cuarto, fijo

Anónimo dijo...

Uno de las mejores entradas que te he leído.Emotiva y sencilla.
-Phoskito-

paranoia dijo...

los taxistas españoles son lo peor...

Anónimo dijo...

eres realmente buena¡

La Abutrí de Getafe dijo...

Bueno Beta. Yo aún me estoy acostumbrando a Madrid y la verdad que para venir de otra gran ciudad he de decir que Madrid es el infierno...
Así que cuando leo tu post,no puedo parar de pensar en lo civilizados que están algunos paises y en lo que nos queda por aprender todavía de todas las ciudades a las que viajamos...

ricardo dijo...

No sé qué coño he hecho, pero acabo de poner este comentario en el post anterior. Su sitio era aquí -allí lo puedes borrar:

jajajjaaja, genial post

El viernes pasado cogí excepcionalmente un taxi... en Sevilla (city)... y llevaba la SER!!!

A mi padre, de quien he heredado la cara de tontolpueblo, le solían coger en el aeropuerto y, para llevarle a Neptuno, le daban mil vueltas. Él les dejaba hacer, y al final les paraba enfrente de una comisaría que había al lado de su trabajo. Les decía que esperasen un segundo a cobrar, entraba en la comisaría, y los taxistas desaparecían, sin cobrar la carrera. Lo que se habrá reído a costa de este curioso subgénero humano.

traveler dijo...

al final te vas a convertr en un referente...

P.D: muy buenas fotos

Toni dijo...

Muy buen post. Me ha gustado mucho! Yo tambien me fije en lo que llevaban los taxistas pero tu lo has escrito de maravilla... sin palabras

Ignatius dijo...

De verdad, que mal pensado sois. Los taxistas no dan rodeos para cobrar más, lo que hacen es evitar los atascos que siempre se forman en el camino más directo. Tampoco dan conversación porque si, lo que hacen es motivar el intelecto de sus pasajeros, y por supuesto, cuando vigilan constantemente a través del espejo retrovisor, no lo hacen con fines erótico-festivos, sino con el fin de comprobar que sus clientes se encuentran correctamente acomodados, están disfrutando de las vistas y de la conversación.

elintenso dijo...

¿Para las que quieren follar contigo, cuál sería el símbolo que llevarían esos taxistas?

Anónimo dijo...

Vamos, que tienes que viajar más... O lo que es peor, que por muy lejos que te vayas, siempre te encuentras contigo misma.

Lástima.

Javier

hannagab dijo...

El otro día encontré tu blog de pura casualidad. Gracias a dios tu madre es idiota porque ha salido una hija tan bacán como tú.
Siempre he querido conocer Japón y lo estás detallando de la mejor manera. Muchas gracias!

slds.

Anónimo dijo...

Ay, Beta... aparte de calentarme me emocionás!
Una admiradora desde Bs. As.
Besosssssss.

valmaseda dijo...

Todo el mundo debería de aprender de la educación japonesa.

K▲LIGUL▲ en Kandor dijo...

Y los maricones no entramos entre las buenas personas?

Si es por ese post borrado, lo admito, me sobrepasé.

Pero un mal dia lo tiene cualquiera, mujer.

pink_surfer dijo...

Que buena reflexion.. En mi paìs los taxistas deberian de llevar ratas en el techo demostrando q son unos &%$&&.
Lindo post!

Ironia dijo...

Gracias por culturizarme un poco mas sobre la cultura nipona, a pesar de ser un dibujante fracasado y consumidor compulsivo de su cine, comics y animación, desconocía por completo lo de los taxis… que curioso, yo me habría montado en el del corazoncito con las siglas MK, no por romántico, sino por mi fijación videojueguil, con lo que interpretaría sugestionado por el entorno “I love Mortal Kombat”.

Me encantaría viajar allí algún día, pero hace falta un milagro para que reúna ese dinero en lo que me queda de vida.(no es que me vaya a morir xD, es que no me gano muy bien la vida :P).

Llegue de rebote, y ha sido una grata sorpresa encontrarme con estas fotos, ¡saludos!.

D. dijo...

Genial el post.

Te puedo pedir un favor? Puedes entrar en mi blog desde Tokio.

http://www.blanconegrogris.blogspot.com/

Yo creo que el Google Analitics no funciona bien.

Gracias y mejor si no publicas el post.

K▲LIGUL▲ en Kandor dijo...

Menos mal que tengo la mania de leerme por lo menos tus post 7 veces, Beta.

¿Los maricas nos incluimos entre los que chupan otras cosas?

En ese caso retirada mi critica.

P.d: Yo es que cada vez que leo la palabra p*t* se me saltan las lagrimas y no puedo leer lo siguiente.

Pobres chicas.

Guillermo Estévez Sánchez de Rojas dijo...

El otro dia cogi un taxi en Madrid. Desde Gran Via, entre Callao y Plaza de España, hacia Barrio del Pilar. El tio se perdio, me llevo por la M-40, él iba atento a GPS, y éste le falló. Finalmente el tio paro el taximetro, y me lo quiso poner a la que llegamos a la Vaguada. Le dije que se dejase de leches, y me cobrará 15€. Pero esta claro que era un trayecto mucho más barato.

Un abrazo

eva dijo...

Me han gustado las fotos de los simbolitos de los taxis. Son graciosos.
Besos.

cerilla dijo...

Qué gran colección. Y qué pasta debes estar dejándote.

Saludos.

nicolás dijo...

El taxista japo es honrado y leal, pero seguro que la paja se la acabo haciendo también, pero en su casa.-

Reno dijo...

me gusta tu blog. Y si, te odio por los pedazo viajes que te pegas. Pero no soy peligroso

E. Arroz CLMPTT dijo...

A veces te imagino leyendo las respuestas y disfrutando casi tanto como al escribir estas entradas.

Miguel dijo...

qué buena eres, β. el jueguito de los símbolos de los taxis ha hecho que se me cayera una lagrimita, me ha hecho reír y también se me ha puesto dura. Todo a la vez. Con lo equilibrado que soy yo y tú me desequilibras y pones en crisis, lo cual es cojonudo. Gracias, β.

Anónimo dijo...

Desenmascarado el acosador virtual de Andrés Trapiello

En el 2004 apareció en el blog original de Arcadi Espada un personaje, Luchador de sumo anoréxico, que no tenía otra razón de ser que insultar al escritor Andrés Trapiello y a su familia. A ese nick siguieron otros nicks. Ogagla Euskaritarra, Ave subterránea y Crítico Constante, más otros nicks femeninos como Rapadita, Ex rapadita y Lola con los que se autoelogiaba.

Detrás de todos esos nicks se encuentra Francisco Prieto Ortuño, Pancho Ortuño para los amigos y enemigos, de hobby pintor y de profesión acosador virtual.

Su obsesión se propagó por otros blogs, escribiendo un libelo titulado Un supositorio para el merluzo de Trapiello, que por fortuna pasó sin pena ni gloria, porque como escritor Pancho Ortuño es casi tan malo como pintor.

Ortuño está en tratamiento psiquiátrico desde hace 30 años. Por eso han tenido que alejarse de él hasta su mujer e hijos.

Su ignominia llegó a cotas inalcanzables cuando, aprovechando la reciente muerte de Quico Rivas, dio a entender que detrás de su primer nick se escondía Quico Rivas. También intentó involucrar a Miguel Sánchez Ostiz y a Juan Manuel Bonet. Pero nadie le creyó porque su rencor siempre le ha delatado.

Pintor fracasado, escritor copión autor de unos diarios de ínfima calidad y que no soporta ni el éxito ni el prestigio de Trapiello, caracterizado para la posteridad como el dueño de una barca marbellí con petroglifos, Pancho Ortuño encarna como nadie la figura del odiador profesional de toda la vida, pero trasladada a la época de Internet.

Su farsa lunática ha llegado a extenderse a todos los que no lo secundaban. En el Nickjournal ha amenazado pegar tiros o hablar con el director de una institución extranjera para que eche de su trabajo al hereje.

(Llevad este mensaje por todos los blogs que conozcáis.)

((Pancho Ortuño se ha aprovechado durante un lustro de la impunidad cibernética, pero cuando otros hacen lo mismo menciona rápidamente a sus abogados.))

Álex Sanmartín dijo...

¿Ser periodista sin sueldo y tímido me convierte en doblemente buena persona? Joder, y yo sufriendo cada domingo en misa, repartiendo comida a los pobres los lunes y aguantando a mi madre el resto de días.
NO me ha quedado claro ¿Los curas son buenas personas? Suelen ser borrachos y malos estudiantes, aunque también hacen de porteros de esa discoteca tan chula que es el cielo supermolóncristiano. Bueno, y también pueden considerarse taxistas, tratan de llevarnos por el camino de la amargura.
El cura de la parroquia de mi barrio es muy, muy amable conmigo; sobre todo después de pimplarse el Santo Grial él solo.
Tendré que ver el Camino, a ver si Fresser me saca de dudas (¿Camino no era también un libro de autoayuda?).

Saludos casposos.

Libélula dijo...

Que blog copado, me gustó.
:)

Saludos desde Buenos Aires!

Anónimo dijo...

¿Han parado ya de chillar los pollos, Clarice?

Carol dijo...

Como me gustaria ir a Japon! ^^
Muak Beta!

Anónimo dijo...

hoy he descubierto tu blog
me he pasado dos horas leyendolo de arriba a abajo
me gusta como escribes
me gusta leerte
me gusta lo que dices
me gusta que seas directa
me gusta ese aire de echá p'alante que tienes mezclado con una aparente fragilidad
me gusta el simbolito de los estrellados
me gusta que dejes algo a la imaginacion
me gusta como describes tus estados de animo
ademas eres extremadamente guapa y excitante
me gusta tu boca
(tambien hay cosas que no me gustan, pero te las digo otro dia)

un beso **
gorka

blues21swing dijo...

genial, genial...seguro que esos taxis huelen a limpio y no a pies "al roquefort" como la mayoría de los taxis españoles